Descalcificador

¿Qué son los descalcificadores?

Los descalcificadores son aparatos que eliminan la cal del agua, obteniendo así un agua blanda.

Los Beneficios son:

-Protegen las tuberías, sanitarios y electrodomésticos (lavadoras, calentadores de agua, grifos, neveras, duchas, etc.) del exceso de calcio y la corrosión.
-Ayudan a eliminar ese “sarro” ya existente en las tuberías.
-Cuidan nuestra piel ya que el agua no contiene minerales en exceso. Con ello suelen producirse menos problemas de piel (picores, alergias, rojeces, etc.).
-Limpieza más fácil de baños y electrodomésticos.
-Mayor vida útil de las cañerías y aparatos.
-Mayor paso de agua.
-Ahorro en productos de limpieza (se necesitan menos).
-Menor contaminación ambiental.

Los descalcificadores con sal y su tratamiento químico

Comprender el funcionamiento o la mecánica de esta clase de descalcificadores de sal es relativamente fácil, a través de su tratamiento químico utilizado para lograr eliminar la cal, estos equipos intercambian los iones de magnesio y calcio presentes en el agua por los iones de sodio de la resina.
Estos iones de sodio se encuentran presentes en una resina que se emplea en este tipo de descalcificadores. Estas resinas poliméricas sintéticas de tipo catiónicas (cargadas negativamente), consiguen atraer a los iones positivos, como en nuestro caso son el magnesio y el calcio, siendo este último el principal culpable de la calcificación que pretendemos eliminar en nuestras instalaciones de agua, y por esto el primordial objetivo de estos descalcificadores es la sustitución de estos iones de calcio por otros de sodio.
El tratamiento químico de estos equipos incluye dos procesos:Ver las imágenes de origen

  • 1. Descalcificación:
    Este proceso inicial es donde se efectúa el citado intercambio de iones de calcio y magnesio que se encuentran en el agua, por los iones de sodio que se hallan en la resina de estos aparatos.
    El agua, al atravesar el filtro propio de la resina experimenta esta transformación química. Si que es verdad que elimina la cal pero origina la no deseada modificación en las propiedades naturales del agua, que al entrar en nuestras canalizaciones puede contener importantes niveles de sodio, el cual resulta altamente corrosivo para nuestras tuberías y no digamos ya para nuestros electrodomésticos.
    Esto implica la solución a un problema como es la eliminación total de la cal, pero a cambio provoca otro, que es la corrosión que la sal efectúa sobre las tuberías, electrodomésticos e instalaciones.
    Además de los más que evidentes daños que genera la corrosión en sí, esto también posee un problema añadido, y es que los metales liberados en esa corrosión son muy dañinos para nuestra salud, sobre todo algunos como el plomo o el mercurio

  • 2. Regeneración:
    Este último proceso es imprescindible para que la resina contenida en el aparato continúe realizando su función, ya que como filtra una importante cantidad de agua, también se libera su carga de iones de sodio, que como se ha señalado anteriormente se sustituyen por iones de calcio y magnesio.
    Es por esto, por lo que necesita cargarse de nuevo de iones de sodio, y ello se logra haciendo pasar por el tanque donde está ubicada la resina, agua con un elevado contenido en sal dependiendo del contenido de cal, o mejor dicho del grado de dureza del agua que contenga el agua de nuestro hogar.
    Este proceso, aunque resulta sencillo, suele acarrear un importante gasto adicional en nuestro consumo de agua, ya que esta etapa requiere de un gasto añadido de hasta 200 litros de agua por cada vez que se efectúe el proceso de regeneración de la resina.
    Si tenemos en cuenta que este proceso hay que efectuarlo entre 4 y 7 veces al mes, el sobre coste que acarrea es más que evidente. Si a esto también le sumamos que el agua empleada para la regeneración tiene un elevado contenido en sodio, y acaba finalmente en el desagüe, también estaremos contaminando el medio ambiente, dado el inconveniente de la eliminación de estos productos químicos.

Tal y como hemos señalado antes, si dispones de uno de estos equipos de intercambio iónico, no es aconsejable consumir el agua, ya que  no es potable, y como remedio deberás poner en tu vivienda un punto de agua sin tratar, o en su defecto, comprar un equipo de ósmosis inversa para eliminar el sodio que vierten este tipo de equipos.

 

FUNCIONAMIENTO DE UN DESCALCIFICADOR SIN SAL

El descalcificador de agua  debe su eficaz funcionamiento gracias a una inteligente e ingeniosa técnica de protección catódica basada en ánodo galvánico también llamado ánodo de sacrificio, y que se emplea para la protección frente a la la corrosión provocada por la cal en nuestras canalizaciones, calderas, calentadores, termos, acumuladores de agua, radiadores y electrodomésticos que emplean agua. Un ánodo galvánico o de sacrificio está formado de una aleación metálica que tiene una inclinación a la oxidación superior a la estructura o a los conductos que pretendemos preservar. El efecto causado de esta disimilitud entre los dos metales da a lugar a que el ánodo galvánico sea el blanco de la corrosión, al mismo tiempo que la principal estructura que se pretende proteger se mantiene intacta. La inventiva y el ingenio de este sistema se basa en utilizar un proceso de inhibición natural, manteniendo en unas condiciones óptimas las instalaciones que se pretenden proteger debido a la oxidación del ánodo galvánico, denominado como hemos dicho anteriormente ánodo de sacrificio, por esta «función de protección» para la que se ha diseñado.

Contacto

 

Teléfono:  967 86 07 02

                 678 43 17 58

                 678 43 16 15

           info@jcbiocal.com

También puede ponerse en contacto con nosotros utilizando nuestro formulario de contacto.

JC BIOCAL en redes sociales